os espero en mi nuevo trabajo

os espero en mi nuevo trabajo
pincha en la fotografía para acceder a EL CABARET DE LOS SUEÑOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS
PINCHA EN LA PORTADA para ver el vídeo presentación de EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS, el libro que, de la mano de Producciones Nocturnas y Absenta Poetas, aglutina los poemas, fotografías y relatos que forman parte de Nocturnos y El cabaret de los sueños, mis dos obras literarias ilustradas en Internet. Para los que vivís fuera de Santander, y estéis interesados, lo podréis hacerlo vía e-mail, para remitirlo por correo. Y pronto, tras mi espectáculo Muñecas de cristal, el Gran Show de presentación del libro por diversos lugares de Santander. Precio: 10 euros. Mail de contacto: isidrorayestaran@gmail.com

AMOR SIN FRONTERAS


A la hora de la cena en nuestra primera noche en casa de madre, fui yo personalmente quien se encargó de todo. Ella, sentada en el salón, frente al gran piano, me estuvo observando cómo preparaba la mesa, ponía los cubiertos y vasos, y cómo llevaba el puchero con la sopa de champiñones que había preparado. Cenamos en silencio, mirándonos pero sin decir nada. La estuve observando con prudencia pero a conciencia. La pobre se alimentó como hacía tiempo que no lo hacía aunque intentó disimular malamente su hambre atrasada. La sopa se la metió en el cuerpo a una velocidad de vértigo así como la chuleta con patatas que había hecho de segundo, y el vaso de leche con galletas también fue para el fondo el primero en el maratón. La sonreí y ella me devolvió la sonrisa. La vi agradecida y con ganas enormes de pagarme con ternura y amor físico imposible. Pero yo no pasaré factura porque, teniéndola junto a mí, estando junto a su corazón, ya soy un hombre feliz.
En ese momento, se puso seria y al borde del llanto. La acaricié sus delgadas manos y la pregunté la causa de su desgracia. Sus palabras, tajantes pero sinceras y emotivas, me encogieron el corazón por lo inesperado pero cierto de su pesar.
- ¿Hasta dónde estarás dispuesto a llegar conmigo? ¿Hasta el final? ¿Podrás aguantar mis momentos de angustia por no poder drogarme o emborracharme por completo? ¿Serás capaz de ver cómo voy apagándome poco a poco sin poder hacerme el amor porque tengo SIDA?
Mi respuesta, también tajante y sincera, no se hizo esperar.
- Te quiero y seré capaz de eso y más. Y sí, estaré hasta el final. Hasta que me dejes porque el motor de tu corazón se haya detenido para siempre. Y te ayudaré en todo lo que necesites... Y no me importará el que tengas SIDA, lepra o un simple resfriado. Si he de demostrarte que te quiero con una simple caricia, con mis besos de amor o con mi presencia junto a ti en la cama, no dudaré un momento en regalarte mi amor con todo lo que te he dicho. Te quiero y nada de lo demás me importa ya.
Ella me contestó llorando y sin apartar sus manos de las mías.
- Tan sólo necesito que haya un poco de amor a mi alrededor. Saber que soy querida aún a sabiendas de que me queda poco.


ISIDRO R. AYESTARAN, de mi novela EL AMOR VESTIA DE NEGRO, 1998

3 comentarios:

OTRAMIRADA dijo...

El amor más allá de aquello con lo que la vida nos sorprende. La caricia oportuna, el beso esperado, el abrazo abrigando el alma herida de muerte, ante el final tan próximo.

Un beso

Julio Roberto Prado dijo...

amar no es diagnosticar enfermedades. amar es curar enfermedades.

satira dijo...

El demostrar a alguien que lo amas no conociste en decirselo consiste en estar alli cuando mas te necesite.


saty