os espero en mi nuevo trabajo

os espero en mi nuevo trabajo
pincha en la fotografía para acceder a EL CABARET DE LOS SUEÑOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS
PINCHA EN LA PORTADA para ver el vídeo presentación de EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS, el libro que, de la mano de Producciones Nocturnas y Absenta Poetas, aglutina los poemas, fotografías y relatos que forman parte de Nocturnos y El cabaret de los sueños, mis dos obras literarias ilustradas en Internet. Para los que vivís fuera de Santander, y estéis interesados, lo podréis hacerlo vía e-mail, para remitirlo por correo. Y pronto, tras mi espectáculo Muñecas de cristal, el Gran Show de presentación del libro por diversos lugares de Santander. Precio: 10 euros. Mail de contacto: isidrorayestaran@gmail.com

TÚ ME ACOSTUMBRASTE


Es otra barriada, situada en otro lugar. La componen varios edificios de color verde. Se comienza a oir la voz de Chavela:

Tú me acostumbraste a todas esas cosas, y tú me enseñaste que son maravillosas...

Poeta está apoyado en la esquina de uno de los edificios. Tiene una botella de cerveza, de la que bebe continuamente, en la mano. Su mirada se clava en una ventana iluminada en la que se vislumbra, tras unas cortinas, la silueta de Carlota, quien va de un lado a otro de la habitación. Poeta bebe mientras derrama una lágrima. El bolero, continúa:

Sutil, llegaste a mí como la tentación, llenando de ansiedad mi corazón...

Poeta está ahora apoyado en el portal del edificio donde vive Carlota. Da un último sorbo a su botella de cerveza y la posa en el suelo. En ese momento, sale del portal Carlota, arreglada para salir. Ella no le ha visto, pero él se ha sentido morir al verla tan de cerca. Carlota, una morena guapísima, mira expectante a la carretera. Parece que espera a alguien. Poeta se deja ver.

POETA: Carlota...

Ella le mira y se sorprende al verle. Poeta, muy borracho, se acerca y sonríe.

POETA: Estás guapísima...

Ella desvía la mirada.

CARLOTA: Estoy esperando...

POETA: ¿A él?

Ella vuelve a mirarle y continúa hablando fríamente.

CARLOTA: No es asunto tuyo.

Poeta esboza una sonrisa patética.

POETA: Aún pienso en tí todas las noches...

Carlota no dice nada. Poeta comienza a recitarle un poema.

POETA: Dime, amor mío, ¿qué ha sido de tí estos días? Dime, amor mío, que hace tiempo que no te veo. Dime, cariño mío, ¿cuándo piensas volver a mi lado, regresar de nuevo? Dímelo para recibirte con los brazos abiertos, para darte la bienvenida con un beso y para susurrarte al oído, cariño, te quiero...

Ella se mantiene firme y dura. Poeta derrama una lágrima al clavar su mirada en un pasado no tan lejano.

POETA: Miénteme, Carlota...

Ella le interroga con la mirada.

POETA: Dime que aún me sigues queriendo... que te mueres por estar conmigo.

El sonido de un claxon provoca que ella desvíe la mirada. Un joven que conduce un deportivo la reclama. Ella vuelve a mirar a Poeta.

CARLOTA: Eres patético... Un borracho patético.

Sin tan siquiera mirarle, ella se acerca al coche, entra, y mirando a Poeta besa ardientemente al conductor. Este, tras el beso, arranca el coche.

Poeta dirige la mirada al coche hasta que este se pierde de vista. Destrozado por completo, derrama una lágrima. Luego, comienza a caminar con la mirada perdida. Sabe que ver de nuevo a Carlota le ha destrozado por completo, pero ella es como la droga. La necesita, la idolatra.

Mientras camina, se vuelve a oír a Chavela, que continúa el bolero:

Y no concebía cómo se quería en tu mundo raro, y por tí aprendí...

Poeta ha pasado toda la noche bebiendo y recordando a Carlota. Está muy borracho y no se atreve a entrar en su casa. Con las llaves en la mano, y tambaleándose, se apoya en el pasamanos. Suspira y, decidido, continúa subiendo las escaleras hasta que llega a la puerta de la casa donde vive Muñeca. Sabe que ella no está y se sienta junto a la puerta a esperarla al tiempo que finaliza el triste bolero de Chavela:

Ahora me pregunto, al ver que me olvidaste, por qué no me enseñaste cómo se vive sin tí.

ISIDRO R. AYESTARAN, de mi guión de cine MUÑECOS DE CRISTAL, 1998

No hay comentarios: