os espero en mi nuevo trabajo

os espero en mi nuevo trabajo
pincha en la fotografía para acceder a EL CABARET DE LOS SUEÑOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS

ya esta disponible... EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS
PINCHA EN LA PORTADA para ver el vídeo presentación de EL CABARET DE LOS SUEÑOS NOCTURNOS, el libro que, de la mano de Producciones Nocturnas y Absenta Poetas, aglutina los poemas, fotografías y relatos que forman parte de Nocturnos y El cabaret de los sueños, mis dos obras literarias ilustradas en Internet. Para los que vivís fuera de Santander, y estéis interesados, lo podréis hacerlo vía e-mail, para remitirlo por correo. Y pronto, tras mi espectáculo Muñecas de cristal, el Gran Show de presentación del libro por diversos lugares de Santander. Precio: 10 euros. Mail de contacto: isidrorayestaran@gmail.com

SEMAFORO EN ROJO


Cuerpos taciturnos tras la jornada laboral
en un coche rumbo al descanso
a lo largo de un sendero de semáforos en rojo.

Silencios que comentan y divagan en miradas
a través del espejo retrovisor, que les da la razón
en eso de que los días tienen su punto final.

Un “hasta mañana” en la primera remesa
de abandonos hacia las cuatro paredes de
un territorio propio e inhóspito.

El pasado que nunca será presente, y un presente,
que se asemeja cada día más a ese pretérito
lejano y marchito en el álbum de la memoria.

La mirada furtiva y cristalina que continúa en el coche
que camina por ese sendero de semáforos en rojo,
de esperas de segundos que parecen horas.

Las ojeras que se resaltan en el rostro
del escultor de la madrugada, en busca de otro trabajo
con que pagar la renta, el agua, la luz…

La canción que suena en la radio del coche,
que transporta sin peaje alguno a una tímida sonrisa
por un recuerdo de un mundo de color azul.

Y otro semáforo en rojo.
Y viandantes que cruzan ante sus ojos.
Y paraguas que se abren ante la lluvia incipiente.
Y otra clase de cuerpos que viajan con idéntico destino.
Y silencios, muchos silencios en cada mirada.

Un pitillo que se prende en el lado del copiloto.
Una sonrisa cómplice que asiente.
Una luz verde que le aproxima a su hogar.
Un “gracias por traerme una vez más”.

Y carga sus bolsas de uniformes y compras para la cena.
Y un claxon que le devuelve el saludo.
La puerta del portal, que se cierra bruscamente tras su cuerpo
derrotado pero con aliento para continuar.

Y otro semáforo en rojo,
que no es más que la continua metáfora
de esta vida con alma de arpía fogosa y ardiente
que devora cadáveres laborales
hasta en los días de fiesta nacional.

Y silencio…
y unos segundos después…
por fin la luz verde…

¿Hacia dónde?

ISIDRO R. AYESTARAN, 2008